Cómo puede el taller reducir el impacto medioambiental en su día a día

Inscribirse en el registro de productores, tener zonas de almacenamiento, no realizar vertidos o clasificar los residuos son medidas que debe realizar el taller para reducir su impacto medioambiental.

Road House

Road House

Reducir el impacto mediambiental

Una de las muchas normativas que tienen que cumplir los talleres mecánicos, sea cual sea su especialidad es la de residuos y suelos contaminados. En concreto, se trata de la Ley 22/2011, de 28 de julio, la cual establece cómo proceder y gestionar los residuos y desechos que se producen en los talleres de reparación de vehículos, teniendo en cuenta que por su actividad, generan a diario residuos especialmente nocivos para el medio ambiente, como son aceites usados, baterías, neumáticos, etc.

Reducir el impacto en el medioambiente y cumplir la normativa es uno de los objetivos que ha de tener cualquier taller. Y es precisamente una de las principales quejas del sector ante el problema de los talleres ilegales y la competencia desleal que realizan en esta materia. Ejercen su actividad no solo de forma clandestina, sino generando todo tipo de residuos por los que no pagan impuestos, ni tasas de ningún tipo, pudiendo así ofrecer reparaciones más baratas, aunque carezcan de ningún tipo de garantía ni seguridad.

Así, un signo de taller de confianza como los que siempre recomendamos desde Road House es un centro que cumpla con lo siguiente:

Diez medidas o pasos a seguir en su día a día

  1. Registro de productores: los talleres deben estar inscritos en el Registro de productores de residuos de la Comunidad Autónoma a la que pertenezca, registro que suele gestionar la Consejería de Medio Ambiente.
  2. Llevar a cabo un correcto almacenamiento de los residuos, lo cual pasa porque la zona esté techada, bien ventilada, con el suelo pavimentado y que disponga además de cubetas de retención de líquidos.
  3. Clasificación de residuos: el taller debe separar los residuos en función de su tipología en contenedores y bidones homologados. En los casos en que se trate de residuos considerados peligrosos, los contenedores deben tener cierre hermético.
  4. Etiquetar y nombrar cada acondicionador, aunque el etiquetado lo debe suministrar la empresa de recogida y gestión.
  5. Evitar los vertidos: ni el alcantarillado público, ni los contenedores públicos, ni los descampados o cualquier otra zona son lugares apropiados para arrojar los residuos industriales que generan los talleres.
  6. Libro de emisiones: en el caso de los talleres de pintura que cuenten con cabina, es obligatorio disponer de un libro de emisiones por cada foco emisor (uno para el generado por el quemador de gasoil y, además, otro para regular los vapores de pintura filtrados por la propia cabina).
  7. Libro de registros: sirve para controlar el origen y características de todos y cada uno de los residuos producidos.
  8. Gestión del residuo con empresas autorizadas, como es el caso de los neumáticos fuera de uso.
  9. Realizar mediciones para verificar las emisiones: medir la calidad del aire es una medida más que recomendable en el día a día del taller.
  10. Sostenibilidad: como medida general, toda empresa debe seguir medidas para reducir el impacto medioambiental en su día a día. Y los talleres no son una excepción.

Posts relacionados

Repara las averías más frecuentes en los frenos

Guía con los problemas y soluciones más habituales, por los especialistas de Road House.

Más contenidos relacionados en Road House km0

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    ¿QUÉ NECESITAS?

    ¿Seguridad? ¿Frenos? ¿Consejo experto en seguridad y aftermarket?
    Ideas útiles para el profesional del taller y el aftermarket.

    ¿Quieres aparecer en Road House km0? 

    ¿Qué hace a un buen taller destacar? Cuéntanos tu historia y aparece en Road House km0.