La gestión de residuos en talleres de automoción: diez normas obligatorias

Empresarios y trabajadores de los talleres de automoción deben conocer y aplicar la normativa vigente en gestión de residuos.

Road House

Road House

En gestión de residuos, la legislación diferencia entre grandes y pequeños productores, entre los que se encuentran generalmente los talleres de automoción. Loctite explica en su blog las claves para gestionarlos adecuadamente.
Las obligaciones legales de esta gestión recaen sobre el empresario y también sobre el trabajador. Hay que aclarar que el empresario es, en última instancia, el responsable directo de las infracciones que se puedan derivar, pero es el trabajador quien debe poner el máximo empeño en esta tarea, ya que es quien manipula en el día a día el residuo producido. Y quien pone en peligro su propia seguridad si no realiza correctamente la gestión de las sustancias peligrosas.

NORMAS MÁS IMPORTANTES

Dentro del ordenamiento que afecta a la gestión de residuos, destacamos diez normas fundamentales que deben tenerse en cuenta:

  • Disponer de la autorización de la administración competente en materia de medio ambiente.
  • Almacenar los residuos en el exterior del local. En caso de que no sea posible, debe disponerse de una zona apartada del recinto que no interfiera en las zonas de trabajo, de paso y espera de los clientes.
  • La zona de almacenamiento debe estar techada, bien ventilada, con el suelo pavimentado y debe disponer de cubetas de retención de líquidos.
  • Separar los residuos según su tipología en contenedores y bidones homologados, que dispongan de cierre hermético cuando sea requerido por la toxicidad y/o peligrosidad del contaminante.
  • Etiquetar y nombrar cada contenedor. El etiquetaje es suministrado por la empresa de recogida y gestión, y debe incluir toda la información requerida por las autoridades.
  • No realizar vertidos en el alcantarillado público ni desechar el residuo en lugares no habilitados.
  • En caso de disponer de cabina de pintado, se requiere disponer de un libro de emisiones por cada foco emisor, uno para el generado por el quemador de gasoil y otro para regular los vapores de pintura filtrados por la propia cabina.
  • Llevar un control general de los residuos. Para ello es necesario disponer de libros de registro que resuman el origen y características de cada residuo. En el caso de los neumáticos usados, debe indicarse el número exacto de los entregados a la gestora.
  • Gestionar el residuo a través de una empresa autorizada por la administración. Para acreditar la adecuada gestión por parte del taller, la empresa gestora entrega un documento justificativo que refleja el control, seguimiento y retirada del residuo.
  • Realizar mediciones del foco emisor para verificar que está dentro de los límites legales. Las mediciones de emisiones deben hacerse cada cinco años y las acústicas, cuando la actividad esté calificada como susceptible de generar ruidos y vibraciones).

Posts relacionados

Repara las averías más frecuentes en los frenos

Guía con los problemas y soluciones más habituales, por los especialistas de Road House.

Más contenidos relacionados en Road House km0

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    ¿QUÉ NECESITAS?

    ¿Seguridad? ¿Frenos? ¿Consejo experto en seguridad y aftermarket?
    Ideas útiles para el profesional del taller y el aftermarket.