Consejos y recomendaciones que ayudan a mantener el taller limpio

Mantener el taller limpio no solo es recomendable, sino obligatorio al finalizar cada día en la era post-coronavirus. Todos los consejos en nuestro último post.

Road House

Road House

Consejos y recomendaciones que ayudan a mantener el taller limpio

La imagen del taller sucio, repleto de grasa y con todo desordenado es cosa del pasado desde hace años. El aspecto del taller, como lo puede ser el de cualquier otro comercio de productos y servicios, es fundamental para impactar de forma positiva en los clientes, teniendo en cuenta que puede ser lo primero que vean al entrar por la puerta. Así, por mucha confianza que puedan tener en nosotros conseguida durante años de buen servicio y buenas reparaciones, el taller debe cuidar la limpieza, higiene y el orden, aún más si cabe en la era postcoronavirus.

Pero no solo por la profesionalidad e imagen del establecimiento. Es fundamental cuidar estos detalles también por la seguridad y la prevención de riesgos laborales, así como por mejorar la productividad de los empleados, algo que solo será posible llevando, por ejemplo, una limpieza diaria del establecimiento para eliminar residuos como aceites, disolventes, grasas y similares, cuya acumulación supone incluso un riesgo para la salud de los mecánicos, algo que no solo es recomendable, sino obligatorio mientras el Covid-19 siga siendo una amenaza. Así, la última modificación del Gobierno en este sentido obliga a los comercios como talleres a que una de las limpiezas se realice al finalizar el día, o bien antes de la reanudación de la actividad al día siguiente.

Para llevar a cabo esta limpieza, lo primero es contar con materiales absorbentes como puede ser la sepiolita, pero no es recomendable emplear ni disolventes inflamables ni productos corrosivos, ya que pueden resultar peligrosos para los empleados. Y un consejo que ofrecen los formadores en prevención de riesgos laborales es que se limpien los líquidos en el momento, sin esperar a que se sequen, dado que no solo ayuda a mantener el taller limpio y que no se acumulen restos, sino que supone menor tiempo y esfuerzo en caso de hacerlo de inmediato.

Los contenedores para depositar residuos son imprescindibles, especialmente para aquellos residuos que puedan ser inflamables y separarlos en función del residuo, para que estén organizados. Las estanterías y bancos de trabajo son muy recomendables. Pero de nada sirve tenerlos si no están ordenados, algo que también repercutirá en que la limpieza sea más sencilla.

Señalizar las zonas de trabajo y eliminar obstáculos que puedan provocar tropiezos también son consejos para mantener el taller limpio y ordenado, al margen de más seguro tanto para trabajadores como clientes. En este sentido, hay que evitar dejar productos y herramientas en el suelo. Además, en el taller post-coronavirus son necesarias señales en el suelo separadas por un metro para organizar y reducir el riesgo de contagio para la clientela. Y un apunte: aunque pueda ser inevitable que el mecánico ensucie sus manos y ropa de trabajo, se recomienda que esta última sea oscura, para tratar de disimular lo máximo posible las manchas, al margen de utilizar guantes o lavarse las manos con frecuencia. Un taller limpio es sinónimo de taller de confianza, la máxima que siempre recomendamos en Road House.

Posts relacionados

Repara las averías más frecuentes en los frenos

Guía con los problemas y soluciones más habituales, por los especialistas de Road House.

Más contenidos relacionados en Road House km0

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    ¿QUÉ NECESITAS?

    ¿Seguridad? ¿Frenos? ¿Consejo experto en seguridad y aftermarket?
    Ideas útiles para el profesional del taller y el aftermarket.