Rutas de montaña en coche por España, una buena alternativa en verano

La nueva normalidad es una buena ocasión para disfrutar de cinco rutas de montaña en coche por España. Bonitos paisajes y el placer de conducir.

Road House

Road House

Rutas de montaña en coche por España

La nueva normalidad nos permite viajar por todo España con el coche, y eso es lo que vamos a hacer en Road House km0. En primer lugar realizaremos una buena revisión al vehículo y después nos pondremos en marcha por estas carreteras que hemos elegido y en las que los componentes del freno son esenciales para la seguridad. Así que si vamos equipados con pastillas y discos de freno Road House, mejor.

Viaje por cinco rutas de montañas españolas en coche

1. Ruta del Valle del Jerte, Extremadura

Lo suyo es viajar a esta preciosa zona de Cáceres cuando la floración de los cerezos esté en su máximo esplendor, pero una vuelta en verano tampoco está mal. Por ejemplo, nos podemos dar un baño en las piscinas naturales que jalonan el recorrido.

Un interesante lugar para comenzar la ruta puede ser Cabezuela del Valle con un precioso casco histórico declarado Conjunto Histórico-Artístico y donde el río Jerte nos dará la bienvenida. Destaca la iglesia de San Miguel y, por supuesto, el Museo de la Cereza (el producto más típico de la comarca) y el Centro de Interpretación del Agua.

Pocos kilómetros más allá merece la pena visitar la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, algo de senderismo no viene mal para después bañarnos en la zona de los pilones.

Desde allí con nuestros coches nos dirigimos a la preciosa localidad de Hervás (aunque esté en otro valle, en el de Ambroz), subimos el puerto y admiramos el Barrio Judío, ojo porque es una carretera de montaña con curvas y estrecha y donde usaremos constantemente los frenos.

Regresemos al Valle del Jerte, y precisamente vamos al pueblo que da nombre al enclave. Jerte es típico por sus bancales en la sierra de Tormantos y Candelario donde se cultivan los huertos y los cerezos de la clase picota. Su arquitectura rural de maderos incrustados en las fachadas es muy atractiva.

Por último, el pueblo de Tornavacas pone punto final a nuestro recorrido. Está incrustado entre la Sierra de Gredos y de Béjar y es cabecera del Valle del Jerte. Arquitectura popular en sus calles con entramados de madera. Una ascensión en coche al puerto de Tornavacas nos permitirá contemplar una vistas impresionante de todo el Valle del Jerte para llevarnos un gran recuerdo de él.

2. Ruta del Valle de Roncal, Navarra

Nos toca acercarnos hasta el Pirineo, en concreto al navarro. El Valle de Roncal es el típico lugar que no os dejará indiferentes por la belleza del enclave y por sus cuidadas siete villas.

Al valle por el sur se entra desde el pueblo de Burgui, famoso por los almadieros, esa gente que transportaban los troncos de madera por el río y que todos los años se rememora en una fiesta con mucho atractivo.

Después nos dirigimos a Vidángoz, precioso pueblo con una arquitectura rural en sus cuatro barrios dignos de una visita. Lo más famoso de Vidángoz es “La bajada de la Bruja” un evento lleno de oscuridad, antorcha, sonido del cuerno y txalaparta que llama al akelarre. Suele ser en torno a San Agustín (28 de agosto).

Llegamos a Garde, una villa situada junto a la muga de Aragón, en concreto al valle de Ansó-Fago. Destaca la ermita de Nuestra Señora de Zuberoa con una talla fechada en el siglo XII. Una regata que atraviesa el pueblo, al fondo se puede ver algún rebaño de ovejas.

El pueblo de Roncal es el que da el nombre al valle. Destacan sus calles empedradas junto al río Esca y la parroquia de San Esteban de estilo gótico renacentista. Sin duda lo que más fama ha dado a Roncal es su hijo más ilustre, el tenor Julián Gayarre. Se puede visitar su casa convertida en museo y el mausoleo, obra del escultor Mariano Benlluire. En la villa se encuentra el centro de interpretación del valle.

Seguimos ruta con nuestro coche por esta carretera de montaña con atractivos paisajes a los lados y llegamos a Urzainqui, un pequeño pueblo del valle. Destaca su caserío tradicional encajonado en el río Esca, la iglesia protogótica de San Martín de Tours del siglo XIII y la ermita de Nuestra Señora de San Salvador del mismo estilo que la anterior y con restauraciones barrocas.

Enfilamos la carretera de montaña que nos llevaría hasta los paradisíacos Larra y Belagua y nos topamos con Isaba, otra joya del valle de Roncal. Calles estrechas y empedradas con casas señoriales a los lados. Se yergue en lo alto la iglesia-fortaleza de San Cipriano del siglo XVI. No dejéis de visitar la Casa de la Memoria. Kilómetros adelante nos encontramos con Belagua, uno de los enclaves más bonitos que uno se pueda encontrar y ascendiendo llegaríamos a la Piedra de San Martín, célebre por el Tributo de las Tres Vacas entre los pastores roncaleses y bearneses de Francia. Una bonita jornada de fiesta en pleno Pirineo.

Regresamos por la misma carretera para tomar un cruce que nos dejaría en Uztárroz, el pueblo por el que abandonaremos el Valle de Roncal. Esta villa linda con el también sugerente Valle de Salazar conserva uno de los mejores cascos urbanos del Pirineo. Destaca la iglesia de Santa Engracia con un órgano del XVIII, el Museo del Queso de Roncal que tanta fama tiene y muy cerca la foz de Mintxeta, muy bonita.

3. Ruta por Lanzarote, Islas Canarias

Esta bonita isla canaria también tiene recorridos sinuosos con grandes paisajes para recorrer en coche. Así que lo primero que debemos hacer es buscar una competente compañía de alquiler de coches y hacernos con uno que aguante el trote que le vamos a dar.

Podemos empezar por el sur de la isla y viajar por entre pueblos blancos y paisajes de lava volcánica para llegar a las impresionantes Montañas del Fuego, colores negros y rojizos, cráteres nos acompañarán hasta los famosos Hervideros en la zona costera con sus cuevas horadadas por el mar.

El pueblo blanco de Yaiza es ineludible porque desde ahí al soberbio Parque Nacional de Timanfaya, un enclave único, de verdad, galáctico. El Golfo con su laguna verde y su pueblo pesquero para degustar buenos productos no te dejará indiferente.

También la zona norte de Lanzarote tiene su aquel. Partimos de Guatiza y paramos en el Jardín del Cactus. Unos kilómetros más allá nos topamos con Arrieta y Punta de Mujeres donde lo ideal es darse un baño y degustar la comida más típica de Lanzarote. Nos detenemos en el espectacular tubo volcánico que nos deja en los Jameos del Agua y la Cueva de los Verdes donde la esencia natural y artística de Lanzarote del gran artista canario César Manrique está presente. Continuamos viaje y ascendemos al pueblo de Ye donde podemos y recorrer el volcán de La Corona, símbolo del norte de Lanzarote, desde Guinate podemos contemplar el brazo de mar que separa Lanzarote y La Graciosa. El fin de la ruta norte puede ser en Haría, precioso, tranquilo y con espectaculares miradores.

Por último el centro de Lanzarote también tiene su encanto para recorrerlo con nuestro coche. La ruta la podemos iniciar en Uga con el impresionante paisaje de La Geria donde la variedad de uva malvasía de Lanzarote prende milagrosamente entre cenizas. Un poco más al norte nos encontramos con la playa de Famara y sus maravillosas vistas sobre La Graciosa, kilómetros de playa amplia y extensa donde podemos bañarnos o practicar el surf o el kitesurf.

Llegamos a Teguise, en su día capital de la isla, con su precioso casco urbano con calles peatonales y empedradas. Y para finalizar, uno de los grandes atractivo de Lanzarote, la casa estudio de César Manrique, en el pueblo de Tahíche.

4. Ruta de la Alpujarra de Granada, Andalucía

Aquí cogemos nuestro vehículo dispuesto a contemplar espectaculares pueblos blancos colgados en los barrancos en la vertiente sur de la imponente Sierra Nevada.

Comenzamos nuestra ruta en el pueblo de Lanjarón, famoso por su balneario y aguas minerales. Son los primeros barrancos y encinares. Una vez pasado Lanjarón desde el Mirador del Visillo se aprecia la belleza del pueblo que hemos dejado atrás. Orgiva es el siguiente pueblo y desde allí nos desviamos a Pampaneira. Ojo, porque la carretera se estrecha y asciende. La arquitectura blanca de los pueblos se impone en el paisaje. Paramos en Pampaneira para deambular por sus estrechos y empinados callejones. Pueblo alpujarreño de tejados planos llamados terraos y con mucho ambiente turístico por lo que nos encontramos todo tipo de servicios.

De allí nos trasladamos al precioso pueblo de blancas casas de Bubión, ahí están los famosos tinaos, pasadizos colgantes que unen las casas. Merece la pena callejear y contemplar los surcos centrales de las calles empedradas que se convierten en acequias. Más adelante nos encontramos con Capileira, sobre la ladera de Sierra Nevada en una ubicación de ensueño. Capileira es una población bastante extensa y muy turística, es el principal pueblo del Barranco de Poqueira y capital municipal.

Descendemos un poco con el coche y nos desviamos a Trevelez, pero antes podemos pararnos en Pórtugos, otro pueblo de casas blancas con pimientos secándose al sol en el que destaca la Fuente Agria junto a la ermita de las Angustias, dicen que con propiedades medicinales. La encontramos al lado de la ermita de las Angustias.

Llegamos a Trevélez que lleva el latiguillos de ser es el pueblo más alto de España, a unos 1 500 m de altura. Pueblo blanco con tres barrios, muy famoso por su jamón que traen a curar desde otros puntos de España. El aire seco de la sierra hace milagros.

Ponemos fin a la ruta por la Alpujarra granadina en Soportújar que tiene a la brujería como atracción turística. Pueblo con numerosos soportales, de ahí su nombre y donde a las afueras podemos ver el monasterio budista O´Sel Ling.

5. Ruta de Babia, León

Hoy vamos a estar en Babia. Tomamos el coche y nos dirigimos a esta comarca leonesa que tanto encandiló a los reyes que venían aquí a descansar. En la zona que vamos a recorrer se enclava el precioso Parque Natural de Babia y Luna, idílico de verdad. Merece la pena su centro de interpretación ubicado en el Palacio Quiñones del siglo XVI.

Los paisajes que vemos se han conformado por la acción de los glaciares y ahí nos aparecen pequeñas lagunas, o cantidad de piedras arrastrados por las morrenas. Desde nuestro vehículo también avistaremos las cigüeñas en los campanarios de los pueblos, en los prados pasta el ganado ovino y bovino.

Babia es un valle amplio, con montañas a ambos lados de la carretera. Un buen lugar para comenzar a recorrerlo es Piedrafita de Babia, de allí la carretera ascendente nos dirigiría al Puerto de Somiedo, pero antes nos desviamos a La Cueta, el pueblo más alto de la provincia de León, a 1450 m de altitud. Cuidado porque la carretera es estrecha y con muchas curvas y sigue la garganta que forma el río Sil en su descenso al que hay que prestarle mucha atención al volante y al freno.

Proseguimos viaje hasta Cabrillanes es la siguiente población, capital de uno de los municipios que componen el Parque Natural (el otro es San Emiliano). De ahí podemos ir a Peñalba de los Cilleros, y entrar en Laciana por Los Beyos, el Puerto de la Magdalena o El Villar de Santiago. Si continuamos por la bonita Garganta del río Bayo llegaríamos a Villablino, la gran villa de la comarca del norte de León.

Posts relacionados

Repara las averías más frecuentes en los frenos

Guía con los problemas y soluciones más habituales, por los especialistas de Road House.

Más contenidos relacionados en Road House km0

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    ¿QUÉ NECESITAS?

    ¿Seguridad? ¿Frenos? ¿Consejo experto en seguridad y aftermarket?
    Ideas útiles para el profesional del taller y el aftermarket.

    ¿Quieres aparecer en Road House km0? 

    ¿Qué hace a un buen taller destacar? Cuéntanos tu historia y aparece en Road House km0.