Principales síntomas de avería en la cremallera de dirección de un vehículo

El desequilibrio en las ruedas, la dificultad para mantener el vehículo en línea recta o las vibraciones son algunos síntomas de avería en la cremallera de dirección del coche.

Road House

Road House

Principales síntomas de avería en la cremallera de dirección de un vehículo

La cremallera de dirección asistida es un mecanismo que incorporan los vehículos modernos como coches, todoterrenos y camiones pequeños, y que se encarga de hacer girar las ruedas directrices para guiar y girar el coche sin esfuerzo.

Para ello, este elemento emplea un juego de engranajes con los que transformar el movimiento circular del volante en el movimiento lineal que se requiere para que giren las ruedas del coche. En este sentido, al girar el volante se acciona la barra de dirección, que está conectada con la caja de dirección, la cual envía el movimiento a las ruedas.

Este mecanismo suele estar montado en la parte posterior del eje delantero, lo que le protege más en caso de impacto o colisión, y funciona agregando los engranajes de la cremallera junto a un piñón en el interior de un tubo metálico. Asimismo, cada extremo de la cremallera sobresale de este tubo y se conecta a la rótula axial, que a su vez se anexiona a la rótula de dirección. Por su parte, el piñón, acoplado al eje de dirección, cuando gira a la izquierda o la derecha el volante, realiza el movimiento de la cremallera.

Mecanismos de cremallera

Son tres los tipos de cremalleras que existen, diferenciando entre mecánica, la menos habitual por no tener asistencia el volante; la hidráulica, que a su vez puede ser servo motora o con sistema de poleas. En este modelo la cremallera se aprovecha como pistón hidráulico para dar asistencia; y en tercer lugar, la eléctrica, la cual en función de la velocidad, adapta su dureza y facilita las maniobras para aparcar.

En función de la cremallera empleada, en caso de avería, la reparación y el coste de la misma varía. La dirección asistida es compleja, pero más para las eléctricas, ya que si se produce un fallo, es necesario intervenir el módulo al completo y no por piezas.

Asimismo, dado que la dirección es clave para controlar el vehículo, es esencial diagnosticar y reparar lo antes posible cualquier problema que pueda originarse. Algunos de los síntomas más frecuentes que señalan un fallo son el desequilibrio en las ruedas y la dificultad para mantener el vehículo en línea recta; si se producen vibraciones del volante; ruidos extraños al circular; la dificultad para girar y devolver el volante a la posición neutral; el bloqueo del volante al arrancar el vehículo; las fugas en el suelo de color rojizo o rosado, así como el olor a aceite quemado y el desgaste irregular de los neumáticos. Por lo general, las averías relacionadas con la cremallera de dirección suelen ser costosas, sobre todo si se trata de fugas, por lo que lo habitual es que el profesional del taller tenga que reemplazar la cremallera al completo, para lo que siempre aconsejamos desde Road House acudir a un centro de confianza.

Posts relacionados

¿Quieres aparecer en Road House km0?

¿Qué hace a un buen taller destacar? Cuéntanos tu historia y aparece en Road House km0.

Más contenidos relacionados en Road House km0

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 comentario

  • Avatar

    Marcos Fabian 3 abril, 2021

    Gracias muy amable y muy útil la información

¿QUÉ NECESITAS?

¿Seguridad? ¿Frenos? ¿Consejo experto en seguridad y aftermarket?
Ideas útiles para el profesional del taller y el aftermarket.