Paso a paso para realizar el purgado del sistema de embrague

Al hacer la sustitución del líquido de frenos cada dos años o unos 40.000 kilómetros, se debe purgar el sistema de embrague, una operación de mantenimiento preventivo que evita averías más costosas.

Road House

Road House

Paso a paso para realizar el purgado del sistema de embrague

El purgado del sistema de embrague del vehículo es una operación que se debe realizar en el taller cuando se realiza la sustitución del líquido de frenos, esto es, aproximadamente cada dos años o cuando se recorran en torno a 30.000 o 40.000 kilómetros. Se trata de una operación de mantenimiento preventivo, pues si en el circuito cerrado del líquido de frenos existe aire, puede provocar averías mucho más costosas, pues el embrague es uno de los componentes más delicados de todo el vehículo.

Aunque siempre sea recomendable realizar el purgado del sistema de embrague antes de que pueda generar más problemas, especialmente en el caso de los sistemas hidráulicos, hay síntomas que ponen de manifiesto la necesidad de realizarlo. Se trata, por ejemplo, de que el recorrido del pedal del embrague haya variado, que haya sensación de imprecisión en el tacto del pedal o dificultad para desacoplarlo. Hay que tener en cuenta que el embrague es el componente encargado de transmitir la potencia del motor y la transmisión, produciendo una transición adecuada en el cambio de marcha.

Desde Road House recomendamos realizar este tipo de operaciones en talleres de confianza, ya sea de forma preventiva o al detectar alguno de los síntomas mencionados y con independencia del tipo de embrague, ya sea de fricción, hidráulico o electromagnético. Y hay dos formas de realizar el purgado del sistema: de forma manual o con equipos especiales.

En el caso de que el profesional del taller lo realice de forma manual, lo primero es comprobar el nivel del líquido de frenos, pisar el embrague, quitar la caperuza guardapolvo y, a continuación, acoplar a la válvula de purga el tubo flexible de un depósito colector para este tipo de líquidos. Una vez hecho esto, se abre la válvula y se mantiene el embrague pisado, para después cerrar la válvula e ir soltando el pedal poco, repitiendo la operación hasta que no se aprecie expulsión de aire alguna, síntoma de que ya está por completo purgado. No obstante, durante el proceso es necesario rellenar con líquido de frenos según sea necesario, para después proceder con el montaje, invirtiendo los pasos del desmontaje y comprobando la estanqueidad.

Si el taller dispone, por el contrario, de un equipo especial para realizar este tipo de operaciones, el proceso comienza acoplando el equipo tras quitar la tapa del depósito del sistema de líquido de frenos, para después retirar el guardapolvo y acoplando igualmente un tubo flexible como en el proceso manual.

Después se debe abrir y cerrar la válvula, con el objetivo de que el líquido salga sin impurezas ni burbuja alguna. Para terminar el proceso, se desconecta el equipo, se comprueba el nivel del líquido y la estanqueidad de todo el sistema.

Posts relacionados

¿Quieres aparecer en Road House km0?

¿Qué hace a un buen taller destacar? Cuéntanos tu historia y aparece en Road House km0.

Más contenidos relacionados en Road House km0

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    ¿QUÉ NECESITAS?

    ¿Seguridad? ¿Frenos? ¿Consejo experto en seguridad y aftermarket?
    Ideas útiles para el profesional del taller y el aftermarket.