Inspecciones diarias del sistema de frenos: discos y líquidos de freno

Los discos de freno y los líquidos de freno son componentes que también deben ser revisados cada vez que tengamos un coche en el taller.

Road House

Road House

Hace unos días publicamos la primera parte de las inspecciones diarias del sistema de frenos, en aquella ocasión hablamos de las pastillas de freno, en esta ocasión abordaremos los discos y los líquidos de freno.

Recordamos que el sistema de frenado es la parte fundamental de la seguridad de los vehículos y que una inspección cada vez que nos traigan el coche al taller es necesaria.

Disco de freno

1.Pueden aparecer ranuras anulares tras utilizarse largo tiempo.

La superficie de un disco de freno normal es lisa, aunque algunas ranuras anulares pueden aparecer de forma desigual si el disco se ha utilizado durante mucho tiempo. Tanto si la profundidad de la ranura del disco de freno excede 1 mm, como si se encuentran grietas en la superficie del mismo, el disco debe repararse o cambiarse para que pueda estar en contacto con la pastilla de freno, y así aumentar la fuerza y seguridad de frenado.

2. El óxido también afecta a los discos de freno.

Si el óxido no es abundante se suele eliminar con frenados constantes durante la conducción. Ahora bien, si el óxido persiste, o comienzan a aparecer puntos duros en la superficie del disco, causando vibraciones en el pedal de freno y el volante con cada frenado, el disco debe desmontarse y limpiarse para eliminar dicho óxido.

Líquido de frenos

1. El nivel, entre MAX y MIN.

El depósito del líquido de frenos, que se halla en un compartimiento del motor, cuenta con dos líneas de medida: MAX y MIN. En condiciones normales, el nivel del líquido de frenos debe estar entre estas dos líneas.

2. La humedad puede provocar un mal frenado.

El líquido de frenos absorbe el agua, esto significa que retiene la humedad del aire, y disminuye su punto de ebullición. Cuando esto ocurre, se genera una resistencia al aire en la línea de frenos que provoca un mal frenado.

Como consecuencia de esto el líquido de frenos debe cambiarse cada dos años, e incluso con más frecuencia en climas húmedos.

Una vez cambiado el líquido de frenos, el aire de la línea de frenos debería purgarse para que no afecte al rendimiento de frenado.

3. Road House es una de las marcas de frenado líder en el mundo.

Nuestros líquidos, originalmente importados del Reino Unido, muestran una excelente resistencia tanto a bajas como a altas temperaturas y una gran adaptabilidad tanto a la goma como al metal.

Recordamos que nuestros líquidos de frenos cumplen con las normativas DOT4 y DOT5 1, y, por eso, pueden usarse en vehículos de todas las clases, incluso en aquellos vehículos equipados con freno de disco, freno de tambor y sistema ABS.

Para nuestros técnicos estos son los parámetros principales de que deben seguirse en las inspecciones diarias del sistema de frenado y aunque el proceso puede parecer simple, es crucial.

Realizar las inspecciones diarias de nuestro vehículo correctamente puede ayudarnos a detectar diferentes tipos de problemas con antelación y garantizar, así, una conducción segura.

Posts relacionados

¿Nos permites ayudarte en tu trabajo en el taller?

Te ofrecemos ideas, consejos prácticos y trucos para el mantenimiento de los componentes de freno

Más contenidos relacionados en Road House km0

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    ¿QUÉ NECESITAS?

    ¿Seguridad? ¿Frenos? ¿Consejo experto en seguridad y aftermarket?
    Ideas útiles para el profesional del taller y el aftermarket.