¿Cuáles son las averías más habituales en la junta de tapa de culata?

Sobrepresión, incorrecto posicionamiento o aplicación de sellantes son averías frecuentes en la junta de tapa de culata. Te explicamos porqué.

Road House

Road House

Los fallos más frecuentes en la junta de tapa de culata

Dentro de las muchas partes de los motores de combustión interna se encuentra la junta de tapa de culata, el componente encargado de sellar la unión entre la parte alta de la culata (elemento que permite el cierre de las cámaras de combustión) y la tapa, con el objetivo de que se puedan producir fugas de aceite.

Suele ser de elastómero, aunque hay otros materiales con los que se puede fabricar, y puede verse afectada por diferentes averías, casi siempre derivadas de un mal montaje. Por ello, desde Road House recomendamos siempre acudir a un taller de confianza que lleve a cabo esta operación sin errores que puedan derivar en averías más complejas.

Fallos en la junta de la tapa de culata

Son básicamente cinco los posibles fallos: sobrepresión, mal estado de los elementos de fijación, incorrecto posicionamiento, equivocación con el diseño de la pieza instalada o aplicación errónea de sellantes. Los analizamos individualmente.

1. Sobrepresión: uno de los motivos más habituales de fallo es ejercer una presión excesiva en la junta de tapa de culata, fabricada con plástico o aluminio, por lo que puede acabar agrietándose debido a su trabajo a tracción. Los expertos recomiendan que el apriete de este tipo de juntas esté entre los 8 y 12 nanómetros, aunque en los casos en que se aprieten los tornillos sin utilizar una dinamométrica, el apriete puede alcanzar los 25 nanómetros.

2. Mal estado de los elementos de fijación: las tuercas de unión de las tapas son los principales elementos de fijación, por lo que deben estar limpias y sin resto alguno de óxido, especialmente en la parte central de las mismas, porque es precisamente en dicha zona donde se sellan las juntas. En caso contrario, pueden producirse fugas de aceite.

3. Incorrecto posicionamiento: la posición de las piezas es fundamental en casi todas las operaciones de un taller y esta no es una excepción. Si se realiza el apriete de la junta fuera del encaje y su posición correcta, se puede llegar a cortar la junta debido a que la tapa en ese caso actuaría de forma similar a una cizalla.

4. Equivocación con el diseño de la pieza instalada: aunque sus contornos sean parecidos, en el mercado se pueden encontrar muchos tipos de junta de tapa de culata incluso para un mismo motor, dado que se pueden modificar en diseño o material. Así, las cosas cualquier fallo en la pieza escogida provocará fallos en la junta de tapa de culata.

5. Aplicación errónea de sellantes: pérdida de aceite en importantes cantidades es la consecuencia de aplicar sellantes en zonas no recomendadas por el fabricante, puesto que la función de la junta de tapa de culata es precisamente esa, evitar fugas de aceite entre ambos elementos. Para evitar este fallo, el profesional del taller debe, en primer lugar, limpiar la zona para evitar suciedad en la culata y desmontar después la tapa siguiendo las indicaciones. Solo tras esos pasos se puede aplicar sellante donde sea necesario, para después colocar la junta en la tapa en su posición idónea. Por último, se aplica el par de apriete en los parámetros recomendados.

Posts relacionados

Repara las averías más frecuentes en los frenos

Guía con los problemas y soluciones más habituales, por los especialistas de Road House.

Más contenidos relacionados en Road House km0

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    ¿QUÉ NECESITAS?

    ¿Seguridad? ¿Frenos? ¿Consejo experto en seguridad y aftermarket?
    Ideas útiles para el profesional del taller y el aftermarket.