Cuáles son las averías más frecuentes en el sistema de dirección hidráulica

Los principales problemas en este sistema están relacionados con el líquido de la dirección y la aparición de fugas.

Road House

Road House

Cuáles son las averías más frecuentes en el sistema de dirección hidráulica

Los sistemas de dirección hidráulica son uno de los tres tipos de dirección asistida que pueden tener los vehículos modernos, junto con los sistemas electrohidráulicos y los electrónicos o eléctricos por completo. Una tipología que no solo varía el funcionamiento del propio sistema, sino sus averías más frecuentes, como explicamos a continuación. Así, mientras los sistemas hidráulicos de dirección asistida disponen de una bomba que conecta con el motor a través de una correa auxiliar y basan su funcionamiento en el paso del fluido de la dirección por el pistón de la bomba, los electrohidráulicos utilizan un motor eléctrico para realizar la misma operación y, los electrónicos por su parte, un sistema de doble piñón más sencillo.

Estas diferencias de funcionamientos también derivan en averías comunes más propias de cada uno de los sistemas, pese a compartir muchos de los elementos. Así, en términos generales los problemas más habituales se producen por la rotura de la correa auxiliar, las fugas de fluidos o la presencia de impurezas, averías comunes tanto en los sistemas hidráulicos como en los electrohidráulicos, mientras que los electrónicos presentan como averías más frecuentes los fallos en el sensor del par o los ruidos en la cremallera, entre otros.

Métodos para evitar las averías en la dirección hidráulica

El mejor método para evitar todos los problemas mencionados anteriormente es realizar revisiones preventivas siguiendo el libro de mantenimiento del vehículo o, en su defecto, lo que recomienden los fabricantes de los componentes, empleando siempre componentes de calidad, ya que se trata además de un sistema importante en lo que a seguridad en la conducción se refiere. Por ello, es fundamental acudir al taller de confianza para realizar dichas revisiones, como siempre recomendamos en Road House.

Teniendo en cuenta precisamente que los sistemas de dirección hidráulicos son los más comunes en los vehículos modernos, es básico revisar el nivel del líquido de dirección, su pureza y, en caso de ser necesario, rellenarlo prestando especial atención a que no entren cuerpos extraños que podrían dañar no solo el líquido, sino también el sistema. Además, en el caso de que sea necesario reemplazarlo por completo, es importante seguir las indicaciones del fabricante para llevar a cabo la operación.

Por último, otros problemas frecuentes pueden tener su origen en fugas de aceite que estén relacionadas con el distribuidor, originadas por juntas tóricas y retenes defectuosos o incluso por la rotura de este dispositivo. Adicionalmente, defectos en las conexiones de tubos, en retenes o en las juntas tóricas del cilindro o la rotura de la carcasa, son otras averías que pueden afectar al sistema de dirección hidráulica del vehículo, en cuyo caso habrá que acudir a un taller de confianza a efectuar la reparación correspondiente.

Posts relacionados

¿Quieres aparecer en Road House km0?

¿Qué hace a un buen taller destacar? Cuéntanos tu historia y aparece en Road House km0.

Más contenidos relacionados en Road House km0

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    ¿QUÉ NECESITAS?

    ¿Seguridad? ¿Frenos? ¿Consejo experto en seguridad y aftermarket?
    Ideas útiles para el profesional del taller y el aftermarket.