Los principales componentes del freno de estacionamiento eléctrico

La presencia en los talleres de vehículos con EFB va creciendo, por lo que conviene conocer sus partes más importantes.

Road House

Road House

Cada vez llegan al taller más coches equipados con freno de estacionamiento eléctrico. Este elemento, también llamado EFB y que va sustituyendo poco a poco al freno de estacionamiento manual, sobre todo en modelos de gama alta, está formado por una serie de componentes, todos ellos conectados a través de un bus de comunicaciones.

Entre las principales partes de los sistemas de freno de estacionamiento eléctrico se encuentran:

1. Botón de activación. En los EPB manuales, el freno se activa y desactiva pulsando una tecla situada en el tablero de instrumentos o en la consola central del vehículo.
2. Unidad de control. Esta unidad recibe la señal de accionamiento, emitida de forma manual o automática, y la procesa para enviar la información al sistema de frenado.
3. Electromotores. Se trata de motores de corriente continua que impulsan el émbolo para accionar las pinzas de freno.
4. Husillo. Este elemento se encarga de transmitir el movimiento del electromotor transformando el movimiento giratorio en uno ascendente.
5. Cable Bowden. En los sistemas de accionamiento por cable, es el componente encargado de accionar los frenos, atrayendo la zapata contra el tambor o las pastillas contra el disco en función del sistema de frenado.
6. Elementos de freno traseros. Pueden ser tambores o pinzas y actúan en función de la información recibida de la unidad de control.

Ventajas e inconvenientes de este sistema

La principal ventaja de este sistema es el ahorro de espacio en el interior del vehículo, además, claro está, de la comodidad para el conductor. No obstante, al ser un sistema electrónico, se avería con más frecuencia que el manual y la reparación es más compleja. Además, requiere un mantenimiento específico con equipos de diagnosis electrónicos.

Por otra parte, en el caso de que falle la batería, es necesario consultar en manual de instrucciones cómo liberarlo para desbloquear el vehículo o viceversa, cómo inmovilizar el coche aunque la batería no funcione.

Pese a estos inconvenientes, la comodidad de su manipulación y su ventaja estética hace que se esté imponiendo cada vez más en los vehículos nuevos y que ya no se limite a los modelos más caros.

Posts relacionados

Repara las averías más frecuentes en los frenos

Guía con los problemas y soluciones más habituales, por los especialistas de Road House.

Más contenidos relacionados en Road House km0

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    ¿QUÉ NECESITAS?

    ¿Seguridad? ¿Frenos? ¿Consejo experto en seguridad y aftermarket?
    Ideas útiles para el profesional del taller y el aftermarket.