Precauciones a la hora de manipular o cargar una batería en el coche

El profesional debe llevar gafas de protección, emplear herramientas no conductoras y trabajar en zonas bien ventiladas.

Road House

Road House

Precauciones a la hora de cargar o manipular una batería en el coche

Si hay una operación que los conductores creen que pueden realizar sin la ayuda de un profesional mecánico, esa es sin duda alguna, la sustitución de la batería. Con la llegada de las bajas temperaturas sumado al aumento del teletrabajo o confinamiento debido a la pandemia, las baterías han sido los componentes más solicitados en las tiendas de recambios. Sin embargo, aunque pueda ser una operación sencilla y hasta rutinaria para un mecánico, este debe conocer las precauciones que se deben adoptar antes de montar y manipular las baterías.

Desde Road House siempre recomendamos realizar esta operación en un taller de confianza, para evitar no solo problemas en el vehículo, sino posibles accidentes. No en vano, las baterías contienen ácido sulfúrico y producen en su interior mezclas explosivas de hidrógeno y oxígeno, por lo que al manipularlas, el profesional debe contar con una adecuada protección para ojos, cara y manos.

Precauciones para manipular las baterías del vehículo

En concreto, se deben llevar puestas gafas de seguridad, tal y como recoge la norma europea CE EN166, que también estipula que el lugar de trabajo debe estar bien ventilado. Hay que tener en cuenta que el ácido o electrolito, puede provocar quemaduras en contacto con la piel, por lo que además de los equipos de protección, debe tenerse una especial precaución al manejar esta sustancia. No obstante, en caso de accidente o incorrecta manipulación, si el electrolito cayera sobre el vehículo o en la zona de trabajo, se puede neutralizar su acción con bicarbonato sódico para después lavar la zona contaminada con agua.

A la hora de su manipulación, no deben abrirse con tapones de ventilación no extraíbles y en el caso de los extraíbles empleados, deben mantenerse apretados y a nivel, con la única excepción de los instantes en que se estén realizando trabajos de servicio en el electrolito. Los expertos aconsejan que las baterías no se inclinen en ninguna operación ni tampoco emplear herramientas o conductores metálicos, para evitar cortocircuitos o chispas.

Por supuesto, el profesional debe haber leído las instrucciones del cargador utilizado en el caso de cargar una batería y hacerlo en zonas ventiladas, así como con los equipos de protección ya mencionados. Otra precaución a adoptar es mantener los tapones de ventilación apretados y a nivel, así como apagar el cargador y el temporizador antes de conectar los cables a la batería para evitar que salten chispas.

Si la batería está dañada o congelada, hay que sustituirla, nunca intentar cargarla. Pero en los casos en los que sea posible esta operación, hay que conectar los cables del cargador a la batería (cable rojo positivo con el polo positivo y el cable negro negativo con el polo negativo) y, a su vez, el cable negativo debe conectarse al bloque del motor para que sirva como masa. Y aunque es lógico, hay que comprobar que los cables estén en buen estado. Si todo ello se cumple, será sencillo recargar la batería que, en todo caso, no debe calentarse ni expulsar gases del electrolito, porque significaría que está dañada.

Road House recomienda que ante una avería en el vehículo se acuda siempre a un taller mecánico de confianza. Recuerda, RH siempre con el taller.

Posts relacionados

¿Quieres aparecer en Road House km0?

¿Qué hace a un buen taller destacar? Cuéntanos tu historia y aparece en Road House km0.

Más contenidos relacionados en Road House km0

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    ¿QUÉ NECESITAS?

    ¿Seguridad? ¿Frenos? ¿Consejo experto en seguridad y aftermarket?
    Ideas útiles para el profesional del taller y el aftermarket.