Uno de cada cuatro talleres en Europa no considera al eléctrico una prioridad para su negocio

Una encuesta de la división de automoción de Bosch señala que el 40% de los talleres que han tenido oportunidad de reparar un eléctrico, lo cedieron a un tercero, por lo que no es una prioridad.

incremento coche electrico

Los vehículos eléctricos puros siguen estando, un año más, en bajas cifras de ventas en nuestro país. No ocurre así con los híbridos, en una clara tendencia a hibridación del parque en años próximos. No es algo exclusivo de España. En el conjunto de Europa, el parque de vehículos eléctricos puros apenas supera el 1%.

Pero las reticencias que todavía tienen los conductores por los eléctricos parecen ser también compartidas también por los talleres. Así lo refleja una encuesta de Automotive Aftermarket de Bosch entre los negocios de reparación europeos que arroja como una de sus principales conclusiones que cuatro de cada diez talleres (o uno de cada cuatro) “ignora” este tipo de vehículos cuando llegan a sus instalaciones. Es decir, el 40% de los talleres que han tenido la oportunidad de reparar un vehículo eléctrico, han decidido enviarlo a un fabricante o a un tercero.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de talleres que reparan vehículos eléctricos están ubicados en las grandes ciudades. Por lo que fuera de este ámbito, los reparadores no encontrarán en próximos años un vehículo de estas características, salvo alguna excepción. Por ello, uno de cada cuatro reparadores europeos no considera prioritario el tratamiento de los vehículos eléctricos y, por tanto, no tiene intención de integrar este tipo de servicio.

Entre los motivos que esgrimen para ese poco interés, 6 de cada 10 considera que “necesita formación específica para reparar vehículos”. Ello, pese a que el estudio afirma que el 93% de las reparaciones que deberán afrontar los talleres que trabajen con eléctricos, serán estándar: iluminación, escobillas del limpiaparabrisas, etc. Es decir, “son asequibles para todos los profesionales”, señala el estudio, y únicamente requerirían de precauciones adicionales a la hora del manejo del vehículo en relación a sus baterías.

Asimismo, datos de la consultora GiPA retomados por el estudio de Bosch, sostienen que los talleres cambian más de 70 piezas al año, de media, de vehículos eléctricos; y que, de ellas, entre 15 y 40 no son específicas de estos vehículos. De hecho, afirma que las piezas que son concretas de los eléctricos -como el punto de carga, el controlador inverso, el motor y los tipos de baterías– se cambian menos de cinco veces al año.

Para los talleres encuestados, controlar la temperatura del vehículo es uno de los aspectos más a tener en cuenta a la hora de trabajar con estos coches, ya que los sistemas eléctricos a menudo necesitan enfriarse para un funcionamiento adecuado y calentarse durante temperaturas exteriores extremas.

Otras de las reflexiones que se desprenden de la encuesta es que la disponibilidad de piezas exclusivas para eléctricos no supone un problema. En otras palabras, es igual que la de los vehículos de combustión. Lo que sí es un reto es el acceso al soporte técnico y a la información de este tipo de vehículos. Un aspecto fundamental para que sean muchos los negocios de posventa que den el salto a trabajar con este tipo de tecnología.

Pastillas y discos de freno, todo lo que hay que saber

Acerca de las pastillas y discos de freno y su incidencia en el sistema de frenado.

Más contenidos relacionados en Road House km0

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    ¿QUÉ NECESITAS?

    ¿Seguridad? ¿Frenos? ¿Consejo experto en seguridad y aftermarket?
    Ideas útiles para el profesional del taller y el aftermarket.