¿Cuáles son las averías más caras y complejas de reparar en el taller?

El gripado del motor y la correa de distribución son las averías más laboriosas y que mayor coste tienen para el usuario.

Road House

Road House

Ninguna avería en el vehículo es una buena noticia para el conductor, pero, según cuál sea el fallo del coche, el “disgusto” varía considerablemente. Recopilamos las averías que, por su complejidad y horas de trabajo, suponen el mayor coste para el usuario.

Liderando la lista está el que gripe el motor, un daño que se produce cuando se somete al motor a grandes temperaturas durante un largo periodo de tiempo. El coste de la reparación puede alcanzar los 6.000 euros en función de la gravedad.

Le sigue de cerca el cambio de la correa de la distribución. En este caso, no es la pieza lo que más encarece, sino la complejidad de su reparación. Para acceder a ella, el profesional tiene que desmontar gran parte del motor. Si se realiza a tiempo, el coste suele rondar los 500 euros, mientras que si llega a partirse por completo, aumenta hasta los 2.000 euros. No repararla no es una opción: la avería afectaría al motor, los pistones, la bomba de agua, el árbol de levas o el cigüeñal. Los profesionales recomiendan cambiar la correa de distribución entre los 60.000 y los 80.000 kilómetros.

La junta de la culata es otra de las piezas que, si no se sustituye o repara a tiempo, causa averías muy graves en el motor del coche. Tal como ocurre con la correa de distribución, su alto coste se basa en el largo tiempo que emplea el profesional en sustituirla (supera las 10 horas de trabajo), lo que hace que tenga un precio de unos 800 euros.

Otras piezas con un alto coste de reparación

Los inyectores también son una pieza cara. Si se sustituyen todos, la factura puede tener un coste de unos 2.000 euros, incluso más si el motor es diésel. Lo mismo ocurre con el embrague y la caja de cambios, aunque son piezas que rara vez se rompen. En el caso del embrague, la reparación suele estar entre los 500 y 1.000 euros; mientras que en la caja de cambios tiene un coste muy variable: si solo se ha estropeado alguna pieza, la factura puede rondar los 1.000 euros, pero si se trata de una sustitución completa, que requiere varias horas de trabajo, podría aumentar hasta los 3.000 euros.

El turbo también es un componente que conviene cuidar (para ello, es importante realizar un buen mantenimiento y lubricación), ya que su sustitución puede rondar los 1.500 euros. Finalmente, la centralita del motor, encargada de gestionar el correcto funcionamiento del vehículo, puede averiarse si se produce un fallo de tensión eléctrica o por humedad. Su reparación oscila entre los 650 y los 2.500 euros.

Fuentes: Rastreator, Seguros por Días, Neo Motor.

Posts relacionados

Repara las averías más frecuentes en los frenos

Guía con los problemas y soluciones más habituales, por los especialistas de Road House.

Más contenidos relacionados en Road House km0

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    ¿QUÉ NECESITAS?

    ¿Seguridad? ¿Frenos? ¿Consejo experto en seguridad y aftermarket?
    Ideas útiles para el profesional del taller y el aftermarket.